Testimonios

Han pasados muchas generaciones por Runninbrook y algunos papás han querido dejarnos sus testimonios acerca de su experiencia con nosotros.

Familia Margery

Claudia Margery

En Runningbrook desde el 2006

Llegamos a RunningBrook hace 9 años, con nuestra hija Martina a la sala de PlayGroup II. Inmediatamente sentimos un recibimiento muy cariñoso no sólo hacia ella, sino con toda la familia. Al pasar el tiempo, pudimos notar que esto no sólo fue nuestra sensación inicial sino que era una constante en el trato de las misses hacia los niños y en general en toda la comunidad del Jardín.

También nos encantó la diversidad cultural, las actividades extras que planifican como paseos, el Food Festival, el énfasis en el idioma inglés, la posibilidad que le dan a los apoderados (si así lo desean) de integrarse a las actividades del Jardín, y en general el ambiente de alegría y juegos en que se desarrollan las actividades de aprendizaje.

Por estas razones, no tuvimos ninguna duda cuando tuvimos que elegir Jardín para nuestros otros hijos Cristóbal (8 años) y Camila (4 años), de cuál sería el indicado para ellos. Ahora están los tres en el Santiago College, colegio que nos felicitó por el nivel de inglés de los niños al entrar. Muchas gracias RunningBrook por tanto tiempo de juegos, enseñanzas y buenos momentos, los tendremos en nuestros corazones siempre.

Chile.

Familia Miñana Darvique

Maria Eugenia Darvique

En Runningbrook desde 2010

Conocí Runningbrook con nuestra hija mayor Ámbar hace 5 años. Ella muy chiquita, con 1 año y medio, y nosotros con todos los temores propios de los padres cuando tienen que dejar por primera vez a su tesoro más preciado. En Runningbrook encontré increíbles profesionales que con mucho amor y calidez nos ayudaron y contuvieron en esta nueva etapa de la vida. En seguida, Runningbrook La Dehesa se convirtió en parte de nuestra familia. Con ellos compartimos la llegada de nuestro segundo hijo Milo, quien también comenzó sus primeros pasos de escolarización en Playgroup 1.

Runningbrook es un jardín donde se encuentran excelentes profesionales y docentes, donde los niños disfrutan, juegan, aprenden y se divierten. Pero por sobre todo, Runningbrook es un jardín donde se encuentran profesoras, ayudantes y directoras que con mucha empatía, dulzura y AMOR cuidan a nuestros hijos y los ayudan a crecer acompañándolos en su desarrollo un entorno afectuoso y de contención también para la familia.

Hoy nos toca despedirnos de Runningbrook, con mucha emoción por tantos recuerdos y momentos compartidos, pero también con mucha alegría de sentirlo como nuestra casa.

Estaremos eternamente agradecidos por todo el apoyo que nos han brindado como familia y por todo el amor que les han dado a nuestros hijos, desde el primer día en el que Ámbar empezó en el año 2010, hasta el último día en el que Milo se despidió de sus misses el 10 de diciembre de 2015.

¡GRACIAS! ¡GRACIAS! ¡GRACIAS!

¡Los queremos mucho y estarán siempre en nuestros más felices recuerdos!!!

Familia Miñana (Maru, Vicente, Ámbar y Milo)


María Pía Labarca

En Runninbrook desde 2000

Conocí el Runningbrook en el año 2000 cuando matriculé a mi hija mayor en la entonces única sede de Las Hualtatas.  Unos meses después,  por sugerencia  de su Directora, llevamos a evaluar a Camila quien tras un largo proceso fue diagnosticada con un trastorno generalizado del desarrollo dentro del  espectro autista.  El neurólogo en ese momento recomendó un jardín en castellano, razón por la cual debimos cambiar a la niña.  Durante dicho periodo recibimos el consejo y cariñoso apoyo de la Jacqueline y su equipo de trabajo.

Catorce años después, buscando un jardín en San Carlos de Apoquindo para mi segundo hijo, supe que Runningbrook tenía allí una nueva sede y que como entidad educacional ya contaban con 4 establecimientos.

Quiso la vida que hubiese un cupo vacante para Joaquín a pesar de haber llegado a finales de marzo. Después de 2 años en el jardín, en marzo de 2016 mi hijo comenzará a cursar Pre-kinder en el Lincoln International Academy.  No tengo dudas de que la formación que recibió le permitirá enfrentar el colegio con todas las herramientas necesarias.

La experiencia de Joaquín en el Runningbrook ha sido una de enriquecimiento y crecimiento a todo nivel. Estoy segura de que esto es producto, no sólo del profesionalismo y cuidado con que conducen el jardín, sino del cariño y alegría de sus empleados.

Estoy profundamente agradecida de los consejos  educativos de la Mane, de la sonrisa y mimos de la Taly, de la siempre buena disposición de Marcelo y la Shirley, del excelente trabajo de las misses Dani, Jose, Dafna y Nati así como del cariño del resto de las misses y personal de apoyo.  Gracias a todos mi hijo tuvo el mejor y más privilegiado comienzo de su vida escolar…y yo pude, esta vez, ser feliz testigo de ello.

 

Fernanda Gougain

Fernanda Gougain

En Runninbrook desde 2012

Hemos tenido una experiencia maravillosa en RunningBrook. Nuestra primera hija Josefa estuvo desde septiembre 2012 hasta diciembre 2014. Se convirtió en una niña que derrocha alegría y entusiasmo. Potenciaron su generosidad y compañerismo. Al ingresar al Saint George´s College notamos rápidamente que la buena base que tenía Josefa era una tremenda ventaja.

RunningBrook fue fundamental para que Josefa tuviera un existoso primer año en su colegio. Estamos tan contentos con lo aprendido por Josefa que el año 2015 nuestro hijo Santiago ha comenzado también aquí.

Familia José Luis

José Luis y Maida

En Runninbrook desde 2005

Es muy dificil encontrar las palabras adecuadas para expresarles nuestro profundo agradeciemientos por lo que han sido uds. Tanto con nosotros como para el Manu.

Nos acordamos como si fuera ayer, el día que tuvimos la primera entrevista para conocer el Runningbrook. Buscábamos un lugar sólo para unos meses ya que la idea era que Manuelito fuera después al colegio de su hermano. Pero al escuchar a la Jacquie logramos percibir una preocupación por los niños, esfuerzo y cariño mucho mayor al que estabamos esperando. Al salir dijimos “¡Este es el Lugar!”.

Siempre, cuando hablamos con nuestros conocidos sobre los niños/colegios/jardines, les decimos con orgullo “Manuelito va a un lugar increíble!”. Si uno piensa, vivimos en una sociedad, en donde se obtiene facil, barato y rápido, donde lo distinto y lo duradero no es valorado, donde lo importante va siendo reemplazado por lo supercial. Pensar en encontrar un lugar adecuado para los tiempos del Manu, donde se valoraran sus virtudes y sus dificultades fueron respetadas, sin lugar a dudas no era fácil, más aun considerando nuestra ignorancia como padres, y sin tener realmente claro que ayuda iría a requerir él. Haber llegado a este jardín, dentro de las primeras opciones que vimos, sin ningún tipo de referencia o consejo, da a pensar que “alguien” nos hecho una mano.

Ahora llego el momento de que nuestro Manu de un paso, un gran paso!!! El próximo año ya no volverá a su querido jardín, se va a poner su uniforme y va a partir con su hermano al colegio… Estamos felcies y orgullosos de lo que ha logrado. Ha sido dificil pero a la vez lo hemos disfrutado, gozando con cada avance por chico que sea. Y lo que más nos ha tocado el corazón es ver el cariño y el amor de ustedes. Creemos que Dios nos puso una prueba difícil, pero que nos mandó un ejército de ángeles para hacernos más facil el camino.

En unos años más, cuando veamos al Manu como un hombre adulto, feliz y realizado, sin lugar a dudas nos acordaremos de todas ustedes con gran cariño.