Jugar en la infancia

Jugar en la infancia

El juego en los primeros años de vida no sólo mantiene a los niños ocupados y entretenidos por un rato, sino que contribuye al desarrollo cognitivo, del lenguaje y a las habilidades sociales. El juego espontáneo y por propia iniciativa –con el apoyo de los adultos- facilita enormemente el aprendizaje y autoestima.

Muchas veces hemos oído decir que los niños aprenden a través de los juegos y juguetes pero, ¿será así? Durante la infancia, dichos juegos y artículos de juego se convierten en las herramientas didácticas más eficaces para el desarrollo infantil. En otras palabras: aunque los niños no jueguen para aprender, aprenden jugando.

La capacidad de asimilación de los bebés y niños pequeños de menos de un año es ilimitada. Los estímulos que reciben del exterior son absorbidos por sus cerebros como esponjas y dicha capacidad de asimilación se va ralentizando con el avance del tiempo. Es por todo lo anterior que la infancia, en su etapa inicial, es la ideal para sentar las bases de su enseñanza y futuro.

Beneficios del aprendizaje lúdico:

•    Fomentar la creatividad
•    Favorece la concentración y atención de los niños
•    Jugar es divertido
•    Reducir situaciones conflictivas
•    Favorece la sociabilización

Hoy en día hay muchos métodos que aplican a un mejor aprendizaje en la infancia. Métodos que ayudan de diferentes maneras a incentivar, sin que ellos lo noten, a un aprendizaje más completo y casi ilimitado. El Total English Teaching (TET) es uno de ellos. Allí, mediante un sistema pedagógico audiovisual se les permite a los niños aprender en un ambiente real a través de audios, imágenes, canciones, juegos o simples charlas en inglés. En todo momento el niño se encuentra inmerso en un contexto lúdico y divertido en el que interactúa con profesores y compañeros, de forma bilingüe, permitiéndoles conseguir una gran fluidez en dicho idioma.

Otro de los modos de aprendizaje más efectivos es el de Inmersión en Inglés; sin método establecido. Se hace de forma natural y con el fin de ver cómo se desarrollan los niños y aprenden a hablar de manera libre. Desde su lengua materna, escuchando y mirando. Viviendo. Dicho sistema sirve para cualquier otro idioma.

La inmensa capacidad de aprendizaje de los niños en etapas iniciales es tremenda, y aprovechar el juego como una forma de esa educación es muy importante para su futuro. Aprender jugando o jugar a aprender. Tú eliges!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *